Isaac Mosquera, neurólogo: “Es importante mantener una adecuada higiene del sueño”

La cuarentena social decretada por el estado venezolano para evitar la propagación del Covid-19 es una situación inédita para todos. “A todos nos tomó por sorpresa”, señala Isaac Mosquera, neurólogo especialista en dolor crónico, fibromialgia y trastornos del sueño. Lo cierto es que hay una consecuencia incuantificable de estas circunstancias y son los efectos psicoemocionales del aislamiento, el distanciamiento social y el trabajo remoto.

Vivir el día a día, con una rutina establecida, puede hacer la situación más llevadera y contribuir a disminuir los efectos que sobre la salud mental puede tener este tiempo. Asimismo, cobra una importancia vital procurar una adecuada higiene del sueño, que permitirá la desconexión y el descanso profundo.

¿Cuáles son las emociones que las personas pueden tener en estos momentos?

Cuando uno no conoce a lo que se enfrenta, que genera un estado de miedo, siente ansiedad. Ante cualquier amenaza, como la que sufrimos ahorita que es un virus desconocido  y que tiene alarmado al mundo entero, uno siente ansiedad. Uno cree a uno no le va a pasar, pero con las redes sociales que todo se sabe al instante hace que nos vayamos estresando.  Nuestro organismo está preparado siempre para mantener estrés momentáneo, no sostenido en el tiempo. Cuando estamos frente a una amenaza, nuestro sistema nervioso autónomo comienza a activarse, produce cortisol, noradrenalina, adrenalina, serotonina, dopamina, todo lo que esté disponible para ponernos en estado de alerta. Pero ese estado de alerta es por un momento. Eso hace que vivamos en incertidumbre porque no sabemos cuándo nos va a tocar a nosotros o a nuestro entorno. Nadie sabe cómo actuar, qué hacer, sean médicos o no. Esto agarró por sorpresa a todos, parecía una simple gripe.

¿Qué es lo que nos preocupa?

Tenemos miedo y, al tener miedo, tenemos ansiedad. Cuando eso se mantiene por mucho tiempo, la respuesta natural es buscar algo qué hacer pero a veces hacemos cosas que no son efectivas o productivas. Nos movemos de un lado a otro. Por ejemplo, estamos en cuarentena y buscamos acomodar la casa, aprovechar los días al máximo sin saber cuánto tiempo va a durar esta situación.

Una persona tiene ansiedad o depresión, que está en una situación económica compleja, suma todo eso a esta amenaza. Esto nos pone prácticamente en una situación de guerra frente a un enemigo invisible.

Esta pandemia tendrá evidentes consecuencias para la salud mental.

Existe frustración. Muchas personas, especialmente en Venezuela que luchan con un sistema político que no le satisface, sienten que sus necesidades no son satisfechas, que sus dudas no son respondidas. Hay ausencia de servicios básicos. Todo esto crea una situación de angustia y lleva a las personas a tener estrés continuado. Esto se va a ver en la cantidad de pregunta que hace la gente ¿qué puedo hacer? ¿qué medicamentos puedo usar?

¿Existe un tiempo máximo en el que el cuerpo soporte el estrés?

Recuerda todas las veces que la humanidad ha estado en situaciones peores. O casos como el de los mineros de Chile, quienes vivieron un estrés intenso por largo tiempo y ¿qué los llevó a salvarse? Tener la confianza de que podían salir de esa situación. Todos estamos en el mismo barco.

¿Cómo transmitir tranquilidad a las personas de nuestro entorno?

Siempre hay que hablar claro sobre la situación y entender que todos tenemos miedo. Las personas mayores deben entender que no pueden salir, que alguien tiene que buscar los medicamentos u otras cosas que se necesiten, para cuidarlos a ellos. Tienen que hacer algo que distraiga, yo he recomendado que revisen las fotografías, que recuerden su vida. Y hay que hacer una rutina, aunque sea básica. Tomar líquido es muy importante, así como mantener una adecuada higiene del sueño.

Por otra parte, hay que comprender que en este momento que de mi seguridad, de mi prudencia, depende de la seguridad del otro, esto especialmente con los jóvenes que aun no entienden las dimensiones de la pandemia. Todos tenemos que tomar previsiones.

¿Cómo hacer una adecuada higiene de sueño durante esta cuarentena?

Luego de todo el día de luz azul, que es la luz de la computadora, de los celulares, hay que dejar los dispositivos a las 8:00 pm. Hay que hacer un plan de higiene del sueño. Lo ideal es lograr un equilibrio con luz amarilla, para que esa luz nos de un ambiente de tranquilidad y nos vaya preparando para el sueño. Eso es importante.

Nadie le da la importancia debida al sueño. En el sueño profundo es donde se producen neurotransmisores, hormonas, donde se eliminan las sustancias tóxicas. Se depura el trabajo de los intestinos y de los riñones. Si las personas viven sin dormir, la consecuencia es el cansancio prolongado.

¿Cómo podemos mitigar los efectos sobre la salud mental?

Con una rutina. Hay muchas cosas para hacer entre las 6:00 am que te levantas hasta las 8:00 pm. En 14 horas hay mucho qué hacer, pero si te das cuenta, muchas veces nosotros pasamos en las redes hasta 6 horas y no hacemos nada de lo que nos propusimos. Si tienen en casa cosas que comenzaron a hacer pero no han podido terminar, este es el momento. Y dividir las tareas por día, no hacer todo en un solo momento. Disfruta el momento de cocinar, busca recetas, prueba cosas nuevas. Hay muchas cosas que se puede hacer, eso sí sobre las 6 de la tarde es importante conversar con las personas con las que vivas.  Hay que vivir al día, siempre vivimos en el pasado o en el futuro. Eso no tiene sentido.

 

 

 

 

 

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *