Carlos Malamud

Historiador Carlos Malamud, especialista en América Latina: «La pandemia del Covid19 va a golpear a una América Latina mermada de fuerzas»

El historiador y especialista en América Latina Carlos Malamud, catedrático de la UNED e Investigador Principal del Real Instituto Elcano, desde España analiza las repercusiones de la pandemia por Covid19 en el ámbito mundial y las implicaciones económicas, políticas y sociales para América Latina.

¿Cuál ha sido el impacto del Covid19 en América Latina y el mundo?

La pandemia del Covid19 ha golpeado a América Latina como a otras partes del mundo. Sin embargo, esta comenzó por China y otras partes de Asia. Luego se extendió a Europa y posteriormente a Estados Unidos. Y en América Latina si bien ya ha pasado los 70.000 infectados y más de 3.000 muertos, todavía se espera que el pico recién llegue en mayo o a principios de junio. Esto implica que de alguna manera los países de la región contaron con bastante tiempo a su favor para poder prepararse en mejores condiciones y, sobre todo, para poder aprovechar las experiencias ajenas. De este modo, en fechas muy tempranas, muchos de ellos comenzaron a adoptar algunas políticas activas como el establecimiento de cuarentenas, toques de queda o cierres de la frontera.

Sin embargo, las respuestas de los distintos gobiernos no fue unánime. Son tan heterogéneas como la propia región latinoamericana. De este modo, algunos gobiernos optaron por políticas proactivas como es el caso de Uruguay con Luis Lacalle Pou, de Perú con Martín Vizcarra, de Argentina con Alberto Fernández. Otros países tuvieron una actitud mucho más moderada, mientras que hay un tercer grupo de países donde están el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro; el de México, Andrés Manuel López Obrador y el de Nicaragua, Daniel Ortega; que han adoptado una política claramente negacionista. Todo esto en un contexto en el cual lo público, el papel del estado, la política y el papel de los gobiernos, los liderazgos se han revalorizado bastante, de forma considerable.

¿Cuál va a ser el efecto de la gestión de estos liderazgos en la política regional, teniendo en cuenta que entre 2021 y 2024 prácticamente todos los países de la región, concretamente 18, van a renovar o van a cambiar sus gobiernos a través de procesos electorales? Esto es algo que no sabemos y que va a depender en buena medida del balance que al final del proceso puedan hacer los ciudadanos, y de las opiniones públicas sobre cómo fueron gestionando los gobiernos esta crisis, cuál es el balance en costes humanos, cuántas vidas se perdieron, cuántas enfermedades hubo y, sobre todo, cuál es el balance económico, una recuperación que va a implicar ingentes esfuerzos.

Ahora bien, es verdad que allí donde los liderazgos se hayan fortalecido es probable que el voto ciudadano los termine recompensando. Si uno mira reciente el resultado electoral de Corea del Sur, donde el partido gobernante realizó una excelente elección con un récord de participación, conquistando la mayoría absoluta del parlamento surcoreano, es un fiel reflejo de lo que podía pasar. Y en este caso podríamos atender concretamente a lo que puede pasar el Chile, donde el plebiscito constitucional se va a realizar probablemente en la segunda mitad del año si las cosas evolucionan favorablemente. Pero también podría ocurrir, caso de Brasil o de México, que en el caso de que finalmente se compruebe que la gestión ha sido desastrosa, que la opinión pública castigue a los dirigentes y que en el caso de Bolsonaro no sea reelegido o en el caso de López Obrador su popularidad termine por los suelos.

¿Cuál será el impacto económico de la pandemia en América Latina?

Como señalaba anteriormente, la pandemia del Covid19 va a golpear a una América Latina mermada de fuerzas. En 2019 el crecimiento económico de la región fue de solo el 0,1% y para este año, las estimaciones realizadas por diversos organismos financieros multilaterales pronosticaban un tímido repunte el torno al 1,5%, 2%, 2,5% variando según las fechas. Sin embargo, una vez destacada la pandemia y de acuerdo con las últimas estimaciones del Fondo Monetario Internacional la caída podría estar por debajo del 6%. Algunos países inclusive, como México, en el 6,6%.
Hay otros que podrían salir mejor parados, caso de Perú y República Dominicana, pero en líneas generales la caída va a ser terrible.

Esto también condicionará las respuestas que, de momento puedan ir dando los distintos países, teniendo en cuenta que el punto de partida es bastante problemático y sobre todo si lo comparamos con las respuestas a la crisis de 2008 y 2009, la crisis provocada por Lehman Brothers, el margen de maniobra fiscal es mucho menor. En este momento la región muchos países de la región están mucho más endeudados y sobre todo, hay otro elemento a considerar que es que China que entonces jugó un destacado papel a la hora de rescatar a América Latina, a la hora de permitir un incremento comercial, en este momento no va a poder jugar mismo papel de entonces.

¿Y por qué no lo va a poder jugar? Básicamente por dos razones: en primer lugar porque la propia China, a diferencia de entonces, que crecía a tasas importantes, hoy está sumida en la misma crisis que el resto del mundo. Los datos pronosticados para el segundo trimestre para la economía china son bastante complicados y dificultosos. En segundo lugar, China es hoy bien el primer socio comercial, bien el segundo, de la mayor parte de los países de la región, lo cual implica que tampoco hay mucho margen de maniobra. Y si tenemos en cuenta que uno de los grandes motores de las economías latinoamericanas es la producción y exportación de materias primas, que es lo que compran los chinos pero también los productos que se exportan a los mercados de Estados Unidos y de la Unión Europea, esto hace que la situación latinoamericana sea complicada.

Es verdad, como lo han solicitado en una carta elevada recientemente por los expresidentes Fernando Henrique Cardozo, Santos y Ricardo Lagos, que la región necesita el auxilio de los organismos financieros multilaterales, que es necesaria una campaña de inyección de dinero en amplias condiciones, pero esto solo no basta. Basta también que esos liderazgos de los que hablaba antes se plasmen y que esos líderes sean capaces de conjugar la gestión sanitaria, muy difícil en estas condiciones, pero también la gestión económica evitando la deblacle.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *