Julio López Saco, historiador: “Tal vez la nueva normalidad no sea normal sino que estemos a las puertas de un constructo nuevo”

Desde que la pandemia por COVID-19 fue declarada por la Organización Mundial de la Salud en marzo de 2020, mucho se ha especulado sobre qué pasará después. Mientras algunos países como España ya comienzan a entrar en una etapa pospandemia, en América Latina los casos de coronavirus aumentan y muchos especialistas aseguran que es ahora que llegará en pico de contagios. “La impresión general que se tiene es de que algo cambió, que ha habido una evolución, no necesariamente a mejor, pero sí de que hay una nueva vida o al menos una expectativa de nueva vida”, dice el historiador Julio López Saco.

¿Cómo ha sido el tratamiento de los medios en esta época?

Con respecto a la prensa y el tratamiento de la pandemia, diría que hubo dos momentos. Un primero de desconcierto, sobreinformación e incluso de contrainformaciones, probablemente en respuesta a una situación totalmente inédita y que no se sabía cómo abordar. Y un segundo momento en el cual, conforme se fueron entendiendo los pormenores, las particularidades del virus, la información se hizo un tanto más precisa, más certera, a la par que los medios hacían uso cada vez mayor de artículos de opinión por parte de especialistas, unos más logrados que otros, con cierta experticia. Aunque, como es natural, pues se encuentra un poco de todo. Algunos textos bastantes significativos y otros con más opinión, con cierta subjetividad. Con la pospandemia, la situación ha sido un tanto peculiar porque las informaciones se han ido espaciando, dando un mayor énfasis a las estadísticas, que siempre han estado presente y son las que sirvieron para que la gente se matuviese informada, así como las participaciones del gobierno, periódicas y continuadas. A la par se puede decir que hubo un aumento de la publicidad tanto en el período pandémico como en el de la pospandemia, haciendo incapié en la solidaridad para enfrentar los nuevos tiempos, en que la única forma de salir hacia la nueva normalidad sería a través de la unidad y que en las manos de todos estaría esa salida.

¿Podemos hablar de nueva normalidad?

Hablar de nueva normalidad es un tanto complicado porque no es fácil poder intentar definir qué es lo que va a pasar a partir de ahora. Tal vez la nueva normalidad no sea normal, si me permites este juego de palabras, sino que estemos a las puertas de un constructo nuevo, de una creación inédita que surge como reacción a una situación totalmente extraordinaria, que supuso una actuación en muchas ocasiones bastante irresponsable, quizás por la incapacidad de afrontar algo que se desconoce. Por lo tanto, la impresión general que se tiene es de que algo cambió, que ha habido una evolución, no necesariamente a mejor, pero sí de que hay una nueva vida o al menos una expectativa de nueva vida. Aunque en el fondo, quizás sea un tanto ficticio porque con el tiempo es bastante probable que se vuelva a lo anterior. Conforme avanece el tiempo y no haya recaídas, que es lo que siempre lógicamente se espera, pues lo normal es que volvamos a ser un poco conservadores, tanto en nuestros hábitos como en las costumbres e incluso las ideas.

¿Cómo ha sido la cobertura de la pandemia en América Latina por parte de los medios españoles?

La presencia de América Latina en la prensa española, en relación con el tema del coronavirus, de la pandemia es realmente significativa. Y lo es porque se está viendo con cierta distancia, incluso hasta con algo de desidia, a pesar de que nos unen lazos históricos y hay una serie de elementos vinculantes, más allá del idioma y de la cultura, entre los países de América Latina y España, lo cierto es que tal vez porque la prensa europea fija sus límites en Europa, Latinoamérica está siendo tratada con cierta dejadez. Probablemente, el caso de Brasil está mereciendo algo de atención un poco más destacada, quizás es porque es el país en donde más afectados hay, en donde más muertos está viendo también. Quizás diríamos por cuestiones meramente estadísticas. Naturalmente aquí estamos dejando de lado el caso estadounidense que, desde la óptica de la prensa europea, merece una atención distinta. En términos generales, Latinoamérica ocupa un espacio bastante marginal, no obstante se piensa que lo peor está por llegar. Quizás porque ha la expansión del virus ha llegado con cierto retraso. Lo cierto es que en algunos países, Brasil, México, Argentina quizá un poco menos, Venezuela también, la situación puede agravarse con el paso del tiempo. Se piensa un poco de esta manera porque se tienen dudas de la capacidad sanitaria que poseen la mayoría de los países del área.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *