Agua, Servicios públicos

Hoja de Ruta de Venezuela para recuperar sus servicios de agua potable, por Alba Marina Gutiérrez

 Hoja de Ruta de Venezuela para recuperar sus servicios de agua potable

 

Es la quinta entrega de la serie de entrevistas Vale TV dedicadas a la ciencia. Seleccionar como tema el agua, pretende sumar en información y conocimiento para avanzar en las urgentes soluciones que demanda el servicio de agua potable en toda Venezuela.

El acercamiento al tema nos resultó oportuno para advertir que carecemos de una historia específica sobre la hidrología en Venezuela. Un devenir, que de acuerdo con los investigadores, está ligada no sólo al aprovechamiento del recurso agua sino “a la labor de científicos y naturalista de espíritu, a los avances de la ciencia y adelantos tecnológicos, a la enseñanza y capacitación hidrológica”, y a la visión de los tomadores de decisiones en materia hidrológica.

Para desarrollar esta temática y hacer un recorrido por la ciencia, la historia y las soluciones sobre la gestión integral del agua en Venezuela, consultamos un profesional con más de 50 años de experiencia.

Se trata del ingeniero civil venezolano, con estudios de doctorado y larga experiencia en recursos hídricos y proyectos hidrosanitarios, Germán Uzcátegui.

Nos dijo que el ingreso del agua en el mercado de commodities (materias primas), en Wall Street (2020), se está haciendo con el objetivo de “buscar el uso más eficiente del agua”.

En 2018 presentó públicamente, la “Hoja de Ruta para recuperar los Servicios de Agua Potable y Saneamiento en Venezuela”, un documento elaborado dentro del Grupo Orinoco (expertos en energía y ambiente), que propone las guías que deben seguirse para restablecer, en medio de la sequedad financiera existente, estos servicios vitales para la sociedad.

En el año 1983, Uzcátegui era el presidente del Instituto Nacional de Obras Sanitarias (INOS); era el ente oficial, encargado del abastecimiento de agua y del saneamiento urbano de Venezuela.

Contó que el INOS, en sus primeros 40 años, contribuyó a reducir de manera importante la mortalidad y morbilidad causada por enfermedades hídricas; disminuyó los costos de suministrar agua a la población y aumentó las dotaciones de agua potable con el consiguiente mejoramiento del bienestar de la población; satisfizo la demanda de agua de las industrias y mejoró el saneamiento básico de las ciudades mediante la recolección y la disposición de aguas servidas.

En aquellos años, 85% de la población venezolana tenía servicio de agua potable; y la cobertura de cloacas en el país era del 65%.

 

Cuarenta años después de estas estadísticas del INOS, ¿cuál es la situación actual del servicio de agua en Venezuela?

Pésimo, cada día peor. A las fallas de operación y mantenimiento propias de las empresas de agua potable, hay que agregar las fallas en el suministro de energía y en la producción de químicos indispensables para la potabilización del agua como el cloro y el alumbre.

El servicio de agua en Venezuela creció continuamente desde 1943 con la creación del INOS hasta 1999, cuando el nuevo gobierno -por razones políticas- despidió o promovió la salida del personal formado por años para operar y mantener los sistemas y destruyó las empresas. Para 1999 Venezuela disponía de servicios que suministraba agua en cantidades y calidad medias, si se compara con el resto de los países suramericanos. Además, en ese período se construyó una infraestructura robusta gracias a la cual todavía seguimos recibiendo agua, aunque con escasa frecuencia y pobre calidad.

El servicio de agua comprende también el de saneamiento pues el agua que llega a los consumidores una vez utilizada hay que retirarla. El servicio de saneamiento está en peores condiciones que el de agua potable. Las aguas servidas presentan derrames en muchas calles de las ciudades venezolanas, por roturas, taponamientos o falta de capacidad de las cloacas. Las plantas de tratamiento que se construyeron en el pasado fueron abandonadas. Las aguas servidas regresan a las fuentes y las contaminan. Ejemplo de esta situación es la cuenca del Lago de Valencia la cuenca media del río Pao donde las aguas servidas no tienen salida, parte de ellas se recicla sin el debido tratamiento y de ellas se alimenta la ciudad de Valencia poniendo en riesgo la salud de la población. El resto ha ido inundando las riveras del lago y las instalaciones que en ellas se encuentran. El nivel del espejo de agua del lago de Valencia crece casi medio metro cada año cubriendo instalaciones de servicios, viviendas y tierras agrícolas.

Sobre la desigualdad del derecho al agua, el Centro de Producción del Espacio de la Universidad de las Américas (CPE-UDLA), de Chile, refiere que, en este país 1% de la población posee el 79% del volumen total de agua disponible. ¿Esto es cierto? ¿Cuáles son esos indicadores para Venezuela?

CHILE:

Cuando se habla de privatización del agua hay que tener en cuenta la diferencia que existe entre la privatización del recurso agua, que es el agua en su estado natural que corre por los ríos y los acuíferos y la concesión o el otorgamiento de algún tipo de contrato a un ente privado para que opere las instalaciones de un acueducto y cobre una contraprestación por hacerlo.

La privatización del recurso agua se ha hecho en pocos países, de los cuales sólo conozco el caso de Chile y el del estado de California (EEUU).

No me parece correcto decir que en Chile el 1% de la población tiene el 79% del volumen de agua, pues el derecho al uso del agua se le otorga a un privado para que bajo la vigilancia del Estado la utilice para riego, para generar energía, para abastecer poblaciones, o con otros fines que van en beneficio de toda la población. El Estado es responsable de garantizar que este objetivo se cumpla.

La participación privada en la operación y administración de los servicios de agua potable y saneamiento es otra cosa que ha demostrado incrementar la eficiencia de la prestación que antes estaba en manos únicamente de organismos públicos.

Con respecto a la “privatización” de los derechos de agua, en Chile, el Estado tiene la prerrogativa de conceder a los privados estos derechos en forma gratuita y a perpetuidad, dando origen a un mercado de aguas. El estado chileno ha otorgado cantidad de derechos a empresas que utilizan el agua, unas de ellas regresan el agua utilizada a los ríos y otras utilizan las aguas para riego o las incorporan a productos industriales y no las regresan a los ríos. Algunas de las empresas con derechos son las empresas sanitarias que toman el agua de los ríos o de los acuíferos y las distribuyen a la población.

La “privatización” del recurso agua, que en un principio se creyó que sería la solución al problema de la distribución de agua entre los diferentes usos y usuarios, en algunas regiones ha creado complicaciones. Por ejemplo, los propietarios de derechos de agua que la usan para riego, en algunos casos utilizan las aguas hasta el extremo de dejar sin agua para beber a pobladores que antes tuvieron siempre acceso a ellas. Estas complicaciones que posiblemente se agravarán como consecuencia del cambio climático, tienen que ser resueltas por el Estado.

VENEZUELA:

En Venezuela las aguas son del dominio público, tal como lo consagra la Ley de Aguas publicada en la Gaceta Oficial No. 38.595 del 2 de enero de 2007, la cual establece como uno de los principios para su gestión integral que “las aguas por ser bienes del dominio público no podrán formar parte del dominio privado de ninguna persona natural o jurídica”. Antes de que entrase vigencia la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV, 1999) existían derechos de agua de dominio privado que eran reconocidos por el Código Civil, pero pasaron a ser del dominio público a partir de la promulgación de la CRBV.

La misma Ley de Aguas ordena que toda persona natural o jurídica, pública o privada, que realice un uso de las aguas con fines de aprovechamiento debe contar con una concesión, una asignación o una licencia. Sin embargo, no tengo conocimiento de que en los 13 años de vigencia de la ley se haya otorgado alguno de estos títulos que son indispensables para que pueda existir un buen y equitativo aprovechamiento de las aguas. En consecuencia, todo sigue como si la Ley no hubiera entrado en vigencia.

¿Está secuestrada el agua en Venezuela?

Puede ser que hace algunos años se pudiera hablar de mini-secuestros en el sentido de que existían fincas privadas con derechos de agua que la consumían casi en su totalidad y no dejaban para los demás, pero esas altas demandas de agua con respecto a la disponibilidad ocurrían en un porcentaje muy pequeño de tierras de cultivo. Hoy en día eso no existe como consecuencia de la promulgación de la CRBV vigente, de la Ley de Aguas y fundamentalmente por el abandono de la actividad agrícola que ha ocurrido como consecuencia de las expropiaciones y políticas erradas en materia de economía y agricultura que el actual gobierno ha llevado a cabo. Un ejemplo emblemático de este caso es el de la cuenca del Lago de Valencia, donde el consumo de agua para regar las extensiones de caña de azúcar que allí existían ha disminuido hasta tal grado, que las aguas no utilizadas han contribuido a incrementar los niveles del espejo de agua del lago.

 

¿Cuáles han sido los errores que han marcado la historia del servicio de agua en nuestro país?

A partir de 1943 y a todo lo largo de la segunda mitad del siglo XX, Venezuela alcanzó grandes metas en agua y saneamiento, medidas en términos tales como cobertura, mortalidad infantil, expectativa de vida, crecimiento urbano e industrial y bienestar humano.

Sin embargo, se cometieron errores como fue el abandono de la tarifa de contra prestación que servía para controlar los consumos y financiar los costos de la prestación. Al desechar la tarifa se abandonó también la medición. Se hicieron esfuerzos en diversas regiones del país para superar este problema, pero no fueron sostenibles porque no respondían a políticas de Estado, sino que eran esfuerzos personales de profesionales responsables a quienes en algún momento les correspondió dirigir las operadoras.

Otro error que se cometió fue el de construir nuevas obras para reemplazar otras que de rehabilitarse podían aún prestar servicio por muchos años; y otro error que se me viene a la mente es el haber puesto en manos de personas sin formación ni experiencia la operación y mantenimiento de las plantas de tratamiento de aguas servidas.

Pero el peor error que se cometió al inicio de este siglo XXI, cuando por razones partidistas se dejó escapar o se promovió la expulsión del talento de las empresas operadoras y se inició la destrucción institucional de estas compañías. Eso ha llevado el servicio al sitio crítico donde se encuentra hoy en día, una continuidad media de dos días por semana de aguas generalmente con alta turbiedad y color, además de haber sitios en el país que no reciben agua por meses.

 

Actualmente, ¿cuál es el número de usuarios o titulares del servicio de agua potable en el país?

De acuerdo con las últimas estadísticas de las empresas de agua correspondientes a los años 2007 para las descentralizadas y 2017 para las centralizadas, en Venezuela había 2.952.229 titulares o suscriptores del servicio de agua. Al revisar este número hay que tener en cuenta que cada condominio corresponde a un suscriptor pudiendo algunos de ellos tener varios cientos de habitantes.

Por otra parte, hay un porcentaje alto de viviendas que está incorporado ilegalmente a las redes, esto es, sin registrarse en las empresas. Para los años antes citados, los habitantes servidos por las empresas hidrológicas, según estadísticas de estas empresas, eran 93% con agua potable y 78% con saneamiento. Encuestas como la ENCOVI (Encuesta Nacional de Condiciones de Vida) muestran números menores.

 

¿Cómo se mide hoy el consumo de agua en Venezuela?

No hay medición de ningún tipo, no hay ningún tipo de publicaciones donde se refleje lo que están haciendo los operadores de los servicios; nada distinto a algunas notas de prensa.

 

Usted movilizó la Hoja Ruta del agua, una propuesta avalada por la Academia Nacional de Ingeniería y Hábitat (ANIH) y el Grupo Orinoco (especialistas en energía y ambiente). ¿En qué consiste esa propuesta y por qué debe ser esa la vía para gestionar el servicio de agua potable en Venezuela?

 

 

Participé en la redacción de la Hoja de Ruta para la Recuperación de los Servicios de Agua Potable y Saneamiento y fui junto con Abel Mejía y Arnoldo Gabaldón, el coordinador de su primera versión.

La Hoja de Ruta es una descripción ordenada en el tiempo de las acciones operativas, institucionales y financieras que deben llevarse adelante para recuperar el servicio de agua potable en un plazo de cinco años, hasta los niveles que tenía en 1998; dentro de la difícil situación financiera que atraviesa el país además de la crisis eléctrica y de suministro de sustancias químicas para el tratamiento de las aguas.

Simultáneamente con la reconstrucción de la infraestructura, la Hoja de Ruta prevé la formación de talentos y la reconstrucción institucional de las operadoras. Fue discutida con profesionales que tienen mayor conocimiento de los sistemas de agua potable y saneamiento en el país. Además, permite su revisión y mejoramiento continuo en la medida que se vaya adquiriendo más conocimiento del estado real de los servicios.

La Hoja de Ruta, además de definir las acciones explica cómo llevarlas adelante.

¿En esta nueva realidad en pandemia, qué podemos esperar en materia de saneamiento del servicio de agua en Venezuela?

El agua y la higiene son defensas indispensables en la lucha contra el virus que causa la pandemia. Ante el pésimo servicio de agua que tiene el país, no disponemos de este recurso vital. La situación de Venezuela podría llegar a alcanzar proporciones lamentables, de llegar a aumentar la movilidad de las personas que hoy está parcialmente detenida por el cierre de los vuelos internacionales y la carencia de gasolina.

 

La bolsa de valores Wall Street anunció recientemente que el agua entró en su mercado de commodities. ¿Es el agua un derecho, un negocio o ambas?

Primero quiero aclarar que aquí se está hablando del agua como recurso, del agua que se encuentra en la naturaleza, no del agua como servicio donde el operador utiliza el recurso agua como un insumo, y tiene que realizar inversiones y gastos para potabilizarla y llevarla a los domicilios para después tomar las aguas servidas tratarlas y entregarla a la naturaleza en condiciones que no causen daños ambientales. Todo ello tiene un costo que el operador debe recuperar, incluyendo aportes para la conservación de las cuencas que producen el agua cruda.

Ahora, refiriéndome al recurso agua, la mayoría de los países otorgan los derechos de uso del recurso agua a través de concesiones o licencias administrativas bien sea para utilizarla o para realizar vertidos en ella. En el Estado de California (EEUU) estos derechos se negocian desde hace algún tiempo, y a partir de diciembre 2020 se han empezado a cotizar en Wall Street, esto es lo nuevo, lo que ha generado la noticia.

 La justificación que se hace para establecer este tipo de mercado es que en California el agua es muy escasa, y los californianos buscan métodos que lleven al ahorro del agua, a que el agua se use de manera más eficiente. La mitad del agua en el estado de California está destinada a las cuencas y a los ecosistemas y esa no se negocia; 40% está destinado al uso agrícola y 10% al uso urbano; esas son las que se pueden negociar.

En California desde que se inició esta práctica, los usos agrícola y urbano han experimentado un incremento importante de eficiencia porque se están utilizando cultivos de mayor rentabilidad y menor consumo de agua mientras que en las ciudades se están utilizando tecnologías más eficientes en los hogares y un menor uso del agua con finalidades ornamentales.

Los agricultores en California conocen los mercados a futuro de sus productos porque permitan que las transacciones se realicen a un precio pactado de antemano lo que les ha reducido la incertidumbre y ellos esperan que lo mismo suceda con el agua.

El agua es un derecho humano y -en consecuencia- debería ser un bien de dominio público. Sin embargo, yo recomiendo esperar para estudiar cómo se comporta esta forma de negociación de derechos de agua para después opinar. Una cosa es llenarse la boca diciendo el agua es un derecho humano y no disponer de agua, y otra cosa es decir el agua se negocia en Wall Street pero todos los ciudadanos tienen acceso a ella y la usan de manera eficiente.

Un viejo eslogan dice: El agua es vida. ¿Serán los mercados financieros quienes decidan la vida en el planeta o apalancarán el desarrollo sustentable?

Como le dije en la respuesta anterior no se trata de que los mercados financieros decidan quiénes tendrán y quiénes no tendrán agua, lo que busca este experimento es el uso más eficiente del agua, queda a los Estados la obligación de velar que dentro de este mecanismo todos los ciudadanos tengan acceso al agua.

 

FIN/AMG/VALETV2021

 

 

 

Síntesis curricular, Germán Uzcátegui

Ingeniero civil, ULA (1963). Formación académica MS Mecánica de los Fluidos (1965) y PhD USU Candidato Hidrología y Planificación de Recursos Hídráulicos (1969) USU Profesor de Hidrología y Obras idráulicas de la ULA y de la UCAB. Profesor y Director del Centro Interamericano de Desarrollo Integral de Aguas y Tierras (CIDIAT) y coordinador del curso de postgrado Ingeniería y Planificación de Recursos Hidráulicos, ULA – Universidad de Stanford. Director General del Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (MARNR), Presidente del Instituto Nacional de Obras Sanitarias (INOS) y director de la Unidad de Aguas de la Corporación EDC. Consultor independiente en la planificación, proyecto y construcción de obras hidráulicas en Venezuela. Asesor de HIDROVEN e HIDROCAPITAL. Consultor internacional en estudios y proyectos de modernización del sector agua potable, desarrollo de recursos hídricos, valoración de empresas prestadoras de servicios. Autor y coautor de varias publicaciones sobre la gestión del agua. Miembro Honorario de la Academia Nacional de Ingeniería y Hábitat (ANIH). Miembro del Grupo Orinoco (centro de pensamiento, especializado en energía y ambiente).

 

Periodista:

Alba Marina Gutiérrez, @Albamarinavzla

Palabras clave:

Agua, servicios públicos, Ruta del Agua, saneamiento, hidrología.

Fotografías:

Archivo Fotográfico de Alba Marina Gutiérrez

Fuentes:

Revista Geográfica Venezolana. Vol. 41 (1) 2000, 139-136 (órgano divulgativo del Instituto de Geografía y Conservación de los Recursos Naturales de la Facultad de Ciencias Forestales y Ambientales de la Universidad de los Andes-ULA).

http://erevistas.saber.ula.ve/index.php/regeoven/article/viewFile/12543/21921923649

 

Wikipedia

https://es.wikipedia.org/wiki/Agua_potable_y_saneamiento_en_Venezuela

 

iAgua @iagua

https://www.iagua.es/blogs/jesus-castillo/venezuela-gotas#:~:text=En%201943%20nace%20del%20propio,de%20este%20ente%20en%20el

 

Diario chileno, La Tercera @latercera

https://www.latercera.com/pulso/noticia/estudio-sobre-el-agua-arroja-un-nivel-de-maxima-desigualdad-en-su-distribucion-en-chile/AMDQ32Q4VVEEZKTSQQU42Y4FFI/

 

Research Gates @ResearchGate https://www.researchgate.net/publication/346565978_Water_Privatizati on_and_Inequality_Gini_Coefficient_for_Water_Resources_in_Chile

 

Academia Nacional de Ingeniería y Hábitat (ANIH) @anihven

http://www.acading.org.ve/info/comunicacion/pubdocs/discursos_incorporacion/Discursos_Acad_German_Uzcategui_MH.pdf

 

Ruta del Agua, documento, Grupo Orinoco, 2018 @gruporinoco

https://orinocodotblog.files.wordpress.com/2018/10/ruta_del_agua_181010.pdf

 

¿Cómo proponemos rescatar el servicio de agua en Venezuela? ANIH, 2020, video. https://www.youtube.com/watch?v=Ja8xYt6jc6U

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *